HISTORIA DEL CLUB

En el 2020 el club Balonmano Mislata cumplirá 15 años de actividad ininterrumpida. 12 equipos en competiciones de alto rendimiento, más de 500 personas vinculadas, 180 deportistas federados, son algunas cifras importantes de nuestra gestión.

Actualmente apostamos por un proyecto integral de 360° donde el deporte, la salud, la diversión y la sociedad sean uno solo.

Desde que comenzara su andadura en 2005, el club Balonmano Mislata no ha dejado de crecer. Cada año ha ido sumando niños al proyecto (y equipos) hasta alcanzar el récord de jugadores en la temporada 2016 - 2017 con 13 equipos y casi 200 jugadores.

Pero no solo numérico es el crecimiento.

A la cantidad se le ha sumado la calidad. Cada temporada son más los jugadores del club que representan a las selecciones autonómicas en los campeonatos de España de pista y de playa. Y por supuesto, cada temporada los equipos de base mejoran los resultados anteriores.

La temporada 2018 - 2019 ha sido la primera en la que sus tres equipos de base han logrado situarse en el podio autonómico. Además, se han clasificado para la fase nacional, hito que solo ha logrado esta temporada el histórico Agustinos de Alicante. Ningún otro club de la Comunidad ha conseguido tales resultados.

¡15 años llevando el Balonmano a lo más alto de la Comunidad Valenciana!


 MISIÓN, VISIÓN

El Club Balonmano Mislata tiene el doble objetivo de alcanzar el máximo nivel deportivo en el balonmano español y actuar como dinamizador e integrador social local en el Área Metropolitana de Valencia en su condición de escuela deportiva de base.

Actualmente, la misión del club es la dinamización social a través de la práctica deportiva del balonmano a todas las edades, en especial durante la infancia, la adolescencia y la juventud, siempre con la máxima competitividad y de acuerdo con el espíritu olímpico como filosofía de vida.

 Se pretende animar y formar a la población en la búsqueda de la autonomía y excelencia personal aprendiendo a competir en grupo.

En las actuales circunstancias sociales por las que atraviesan los países occidentales, una hoja de ruta ciudadana que enseñe a respetar las reglas del juego y a los rivales para competir bien y ganarles es una de las mejores pautas posibles a seguir. Sólo una competitividad sana puede servirnos.

El club aspira a convertirse de inmediato en una entidad deportiva al máximo nivel compitiendo en las ligas superiores del Estado español y quiere servir de referencia nacional en los ámbitos de la autogestión, la integración social a través del deporte en equipo y la educación en la vida buena, o lo que es lo mismo, las pautas de desarrollo personal y territorial emanadas de la ciencia y la Organización de Naciones Unidas. Para ello está usando los métodos y medios habituales en las organizaciones líderes sumando a sus equipos directivo y técnico y a su plantel de colaboradores un buen número de profesionales y entidades muy reputados en sus respectivas áreas.